Muffins de Queso

  • Receta de Muffins

  • Muffins de Plátano

  • Muffins de Arándanos

  • Muffins de Chocolate

  • Muffins de Vainilla


  • "Muffins de Queso"

    Receta de Muffins de Queso


    Estos muffins de queso son unos muffins poco conocidos en nuestro país, pero son uno de los muffins salados más ricos que puedes probar. Os detallamos como hacerlos en casa paso a paso.



    Ingredientes:

    - Harina de repostería, 180 gramos
    - Dos huevos grandes
    - Leche entera, 130 ml
    - Mantequilla sin sal, 60 gramos
    - Pimentón, media cucharadita
    - Queso en trocitos, 100 gramos
    - Levadura, dos cucharadas pequeñas




    Preparación:

    Empieza antes de nada encendiendo el horno y programándolo a 190ºC, para que alcance esa temperatura mientras preparamos la receta. Y deja también preparado el molde o moldes donde hornearás los muffins. Es recomendable emplear un molde rígido o de silicona, y colocar en sus huecos unos moldes de papel para verter después la masa directamente.





    Y empezamos ya a hacer los muffins, para lo que primero vamos ir echando en un recipiente, donde podamos batir después, la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente un rato antes o bien un poco fundida, la leche y los huevos. Vamos a batir con unas varillas colocadas en la batidora, hasta mezclar bien estos ingredientes.

    Por otro lado vamos a tamizar la harina, para quitarle los grumos e impurezas que pudiera tener, y la mezclamos con la levadura y el pimentón, y los mezclamos bien. Esa mezcla seca la iremos agregando a la mezcla anterior, pero hay que añadirla poco a poco y no de golpe, removiendo para integrar cada vez que echemos una parte. Haciéndolo así conseguiremos que se mezcle mejor y que no queden grumos al final.


    La masa resultante la vertemos en los moldes, llenando unas tres cuartas partes más o menos, y después metemos en el horno, que ya debe estar a la temperatura adecuada, y los horneamos unos 20-25 minutos. Cuando estén hechos por fuera, comprobamos que por dentro están bien hechos, sacamos del horno, desmoldamos y dejamos enfriar del todo para después poder comerlos.