Muffins de Vainilla

  • Receta de Muffins

  • Muffins de Plátano

  • Muffins de Arándanos

  • Muffins de Chocolate

  • Muffins de Vainilla


  • "Muffins de Vainilla"

    Receta de Muffins de Vainilla


    Y ahora os traemos una completa receta para hacer muffins de vainilla, otra de esas recetas que no pueden faltar en tu recetario de repostería. Son unos muffins sencillos de preparar y con un sabor extraordinario.

    Ingredientes:

    - 200 gramos de mantequilla sin sal
    - 200 ml de leche
    - Dos huevos grandes
    - 325 gramos de harina de repostería
    - Levadura, medio sobre
    - 100 gramos de azúcar
    - 50 gramos de azúcar avainillada


    Preparación:

    Antes de nada vamos a preparar el molde dónde hornearemos los muffins, colocando sobre los huecos del mismo los moldes de papel. Y al acabar ponemos el horno a precalentar a 200ºC, con el calor activado arriba y abajo, para que lo tengamos listo para hornear la masa en cuanto la tengamos preparada. Y vamos ya con la preparación.

    En un recipiente para usar una batidora con varillas, echamos la mantequilla un poco derretida junto al azúcar y vamos a batir bien hasta que formen una pasta cremosa bien mezclada. Después agregamos los dos huevos y volvemos a batir un poco. A continuación añadimos la leche y la vainilla y batimos un poco. Por último añadiremos la harina y la levadura, que habremos cernido previamente. Las vamos a agregar poco a poco, sin dejar de batir mientras tanto, para que se vayan integrando bien con los demás ingredientes y no queden grumos en la masa resultante.

    Con la masa ya preparada, vamos a ir vertiendo la misma sobre los moldes que preparamos al inicio. Hay que rellenar unas dos terceras partes de los mismos, para que al hornearlos no suban demasiado y se salgan de los mismos. Podemos añadir un poco de azúcar por encima para decorar.

    Cuando el horno esté a la temperatura deseada, metemos los moldes ya rellenos y dejamos que se horneen más o menos unos 25 minutos. Cuando los muffins por fuera tomen un color dorado, comprobaremos si el interior de los mismos está bien hecho, para lo que puedes usar un pincho o cuchillo fino. Si sale limpio y sin restos de masa, es porque ya está bien horneado por fuera, así que sacamos los moldes del horno, dejamos templar fuera unos minutos y desmoldamos. Déjalos enfriar del todo antes de comerlos.